5 Cosas sobre alimentación que debes dejar de decirte a ti misma

Consejos-alimentacion

¿Alguna vez te detuviste un momento para analizar qué es lo que te dices a ti misma sobre la comida? Si lo has hecho, probablemente tu dialogo interno haya sonado como algo similar al guión de Chicas Malas de Mark Waters. Decir esas cosas en voz alta podría ayudarte a identificar de forma franca cuán absurdas son para poder hacer algo al respecto.

Como alguien que en su momento ha pronunciado en su cabeza casi todas las frases que listaré a continuación, te aseguro que terminar con la negatividad del dialogo interno te ayudará a sentirte libre y en paz tanto con tu cuerpo y tu alimentación.

1. “No almorzar me ayudará a no consumir tantas calorías”

Si eliges saltearte una comida a propósito, debes saber que la privación de cualquier tipo es una de las formas más rápidas de sabotear tu salud.
Pero si decides saltearte una comida lo más probable es que tu objetivo no sea estar saludable, sino delgada. Pregúntate a ti misma: ¿Cuál es mi verdadero objetivo? ¿Estás intentando ser delgada pagando como precio, tu salud?

Porque aquí tengo que presentarte un hecho bastante duro, ser delgada o flaca no es igual a ser sana.
El alimento es algo que debemos disfrutar, no temer. Si logras entender a tu cuerpo y aprendes qué alimentos son buenos para él, podrás mantener tu figura sin tener que recurrir a ninguna privación de alimentos o conteo de calorías.

2. “Quiero que llegue mi día de permitidos para poder comer todo lo que quiera!”

Tener días en los nos permitimos comer lo que sea, y lo que es peor, en abundancia arruinará todo lo que hayamos conseguido durante los otros días de la semana.
El concepto de días permitidos es un truco que juega con nuestra mente, una forma de obtener la excusa perfecta para consumir alimentos que sabemos no son buenos para nuestro cuerpo.

Mientras más te involucres en este tipo de mentalidad de privaciones/recompensas, más propensa a fallar serás en tus intentos de comer sano.
Hazte un favor y busca el equilibrio en lugar de tener días de trampa. Es posible comer de forma sana y disfrutar de los alimentos al mismo tiempo. Internet es una fuente inagotable de recetas saludables que te permitirán saborear de comidas exquisitas y sanas.

3. “Si corro 5 kilometros, no importará que coma una hamburguesa y beba cerveza más tarde”

Si bien es cierto que el ejercicio te ayudará en la quema de calorías, no esperes que éste deshaga el daño que puede provocar una mala dieta.

El ejercicio está destinado a hacernos sentir bien, tanto física como mentalmente. No debe ser un castigo anticipado por el consumo de alimentos poco sanos. La clave aquí está en replantear acerca de cómo piensas en el ejercicio. Cuando decidas mover tu cuerpo, intenta dejar a los alimentos fuera de la ecuación y disfrutar de la actividad física.
Si aprendes a amar el ejercicio, no necesitarás excusas o razones para moverte, el impulso por ejercitarte aparecerá siempre de forma natural!

4. “¡Alimentos bajos en grasa! No comeré otra cosa”

Mientras más y más personas se hacen conscientes de la locura anti-grasa que irrumpió en nuestra sociedad, aún tenemos que soportar ser bombardeadas con estas ideas desde la televisión, la radio, las revistas y cualquier otro medio en donde el marketing haga de las suyas.

Nuestros cuerpos realmente necesitan grasas saludables para poder funcionar correctamente. Te aseguro que la postura de “si tiene grasa no lo comeré” te llevará a una dieta que a largo plazo te hará sentir hambrienta y fatigada. Además, la mayoría de los fabricantes en esta industria utilizar en lugar de grasas, azúcar refinada y otros ingredientes artificiales.

La fuente y la calidad de la grasa es lo importante. Intenta mantenerte lejos de las grasas saturadas, pero sin caer en la obsesión!

5. “Ya probé todas las dietas, ¡me rindo!”

Es esta clase de mentalidad lo que realmente no funciona, pues no existe algo como “la dieta perfecta”.
Seguir la última dieta de moda en última instancia no es lo que te ayudará alcanzar la figura que deseas tener, probablemente solo te traiga más y más frustración. Son tus hábitos los que tienes que cuidar, haciendo ejercicio varias veces a la semana y consumiendo solo alimentos saludables. Más que una dieta es un estilo de vida el que debes adoptar. ¿Por qué no comenzar hoy?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *