Medicamentos recetados para bajar de peso

Conoce cinco medicamentos seguros para bajar de peso

Medicamentos recetados para bajar de peso

Actualmente existen muchísimos métodos para adelgazar, desde las dietas milagrosas hasta los remedios naturales para quemar el exceso de grasa. Sin embargo, la mayoría resultan ineficaces a largo plazo porque terminan provocando un efecto rebote. Por eso, la clave para perder peso se encuentra en seguir una dieta saludable y hacer ejercicio físico.

Desafortunadamente, para muchas personas que padecen obesidad, no es suficiente con seguir un estilo de vida más sano, a menudo necesitan la ayuda de medicamentos para perder peso. De hecho, existen diferentes fármacos diseñados para quienes padecen obesidad, tienen problemas de salud y no han podido perder los kilos extra solo con dieta y ejercicio. Sin embargo, se debe tener en cuenta que estos medicamentos deben ser recetados por el médico, y este normalmente solo los indica cuando el índice de masa corporal es superior a 30 o cuando supera los 27 y existen problemas de salud asociados a la obesidad.

Además, se debe puntualizar que estos medicamentos no reemplazan la necesidad de realizar cambios en los hábitos de alimentación y las pautas de actividad física. Los estudios aseguran que cuando los fármacos para perder peso se combinan con una dieta baja en calorías y ejercicio frecuente, se puede perder entre el 5 y el 10% del peso corporal en un año.

No obstante, todos los medicamentos no tienen los mismos efectos, ni poseen un fundamento científico que los avale. Por eso, la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA) solo ha aprobado algunos fármacos para su comercialización, a pesar que existen muchísimos otros en el mercado.

Cinco medicamentos seguros para bajar de peso

  1. Xenical (Orlistat). Es una píldora de venta libre diseñada para la pérdida de peso. Su principio activo actúa inhibiendo la función de la enzima lipasa, encargada de descomponer la grasa para que el cuerpo pueda asimilarla. De esta manera, como la grasa no se descompone, pasa directamente a los intestinos y se elimina antes de que el organismo pueda absorberla. Su acción es muy eficaz para controlar el peso pero también provoca efectos secundarios muy molestos que perjudican el funcionamiento del sistema digestivo.
  2. Alli. Fue el primer medicamento de venta libre que la FDA aprobó para perder peso. En esencia, es una versión reducida de la Xenical y su mecanismo es muy similar. Alli, impide la descomposición de las grasas y, por ende, la absorción de las mismas. Como resultado, las grasas se expulsan de forma cruda, por lo que a menudo pueden provocar efectos secundarios como diarreas, calambres, gases y manchas oleosas.
  3. Adipex-P (Phentermine). Adipex es un fármaco que se puede encontrar solo bajo prescripción médica. Tiene un efecto muy potente ya que acelera el metabolismo y produce una pérdida rápida de peso. Por eso, se suele recomendar a las personas obesas que padecen una condición de salud delicada, como enfermedades del corazón, problemas vasculares o diabetes, y necesitan adelgazar para mejorar su salud. No obstante, entre sus efectos adversos se encuentran las alucinaciones, temblores, impotencia e hipertensión arterial.
  4. Sanorex (Mazindol). Este medicamento es muy efectivo para perder peso. Actúa de dos maneras: reduciendo el apetito y aumentando la presión arterial, para hacer que el metabolismo trabaje más rápido. De hecho, es muy conocido por su poder anorexígeno ya que tiene una gran capacidad para suprimir prácticamente por completo el apetito. Al igual que el resto de los fármacos para adelgazar, Sanorex provoca efectos secundarios graves, que van desde temblores hasta alucinaciones o convulsiones, por lo que debe ser utilizado bajo supervisión médica.
  5. Meridia (Sibutramina). Meridia es un fármaco que ayuda a perder peso interviniendo sobre las señales del cerebro. En práctica, sus principios activos actúan sobre el centro cerebral de la saciedad, mejorando el estado de ánimo y provocando una disminución del apetito. Como resultado, se consumen menos calorías sin necesidad de renunciar a ningún alimento y de esta forma, el exceso de peso va desapareciendo. Sin embargo, cuando se consume este fármaco durante demasiado tiempo, tiende a provocar efectos secundarios indeseables como temblores, mareos, insomnio y reacciones alérgicas, por lo que debe ser usado bajo estricta prescripción médica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *