Sesión de Pilates con aro

Pilates con aro

El Pilates es una disciplina que en los últimos años ha tomado gran valor entre las mujeres ya que les ayuda a tonificar y modificar casi todos sus músculos pero de forma mucho más tranquila de lo que lo harían con una sesión de gimnasia tradicional. Tener una sesión de Pilates con aro puede ser muy divertida, ya que se trata de un elemento muy interesante y que te ayudará a hacer mucho mejor tus ejercicios.

Al aro en Pilates se lo conoce también como “el circulo mágico” y es un elemento que se utiliza para mejorar algunos ejercicios propios de la disciplina del Pilates.

Con una sesión de Pilates con aro puedes mejorar lo que son la estabilidad de las escápulas y la pelvis neutra. Como cualquier otro tipo de ejercicio que se realiza en Pilates, la respiración es sumamente importante. En el momento de comenzar el ejercicio hay que inspirar haciendo uso del diafragma y abriendo el pecho para que así, pueda entrar mucho más aire. En el caso contrario, al expirar se tendrá en cuenta el abdomen soltando el aire y haciendo que éste vaya hacia dentro y hacia arriba.

Uno de los ejercicios que puedes realizar en tu entrenamiento de Pilates con aro es sostener el aro con las dos manos rectas y hacer algunas respiraciones tal y como se indicaban anteriormente. Para poder abrir las escápulas, llevaremos el aro con las dos manos hacia atrás de la cabeza intentando que éste no se mueva en ningún momento mientras seguimos adelante con ese tipo de respiración especial. Posteriormente si lo que se quiere es tener la pelvis neutra, entonces se levantará la pelvis y una pierna por vez teniendo el aro sostenido con los brazos recto sobre nuestras cabezas hasta conseguir la posición adecuada.

Con esta misma posición puedes hacer otro ejercicio donde subes y bajas las piernas que sujetan el aro también con las manos haciendo que la fuerza esté en el abdomen.

Dentro de tu sesión de Pilates con aro, también puedes hacer otro ejercicio diferente en el que tomas el aro con las dos manos y colocas tus pies dentro apoyando en la parte inferior. Cuando tienes el aro sostenido por la parte superior con tus manos y la inferior con tus pies, ruedas hacia atrás, llevando el aro mucho más allá de tu cabeza, y volviendo a la posición neutral sentada con las piernas sostenidas en el aire por el aro y las manos. Aquí, en este ejercicio, es fundamental el equilibrio del cuerpo y la concentración que se debe mantener durante ellos.

Si lo que quieres es hacer abdominales de forma distinta, puedes poner el aro entre tus piernas y hacer abdominales completos presionando el aro con las piernas cada vez que subes y haciendo así que trabajen no sólo los abdominales sino también la parte interior del muslo.

Para ver otras funcionalidades en una sesión de Pilates con aro, te puedes poner de lado y sujetar el aro dentro de la parte inferior de tus piernas y así ir tirando fuerte hacia abajo para poder disminuir el diámetro del aro. Otra versión sería colocar las piernas dentro del aro y tirar en vez de hacia adentro, hacia fuera de él trabajando así el muslo medio y las piernas en general.

Es importante que hagas repeticiones dejando descansar el cuerpo al menos unos minutos entre una y otra sesión para que se acostumbre a los nuevos movimientos. Si puedes tener al menos una sesión de Pilates con aro con un monitor, será mucho más efectivo para comprobar que realizas los ejercicios adecuadamente.

Como puedes ver, se trata de una herramienta que hará mucho más divertida y eficaz cada una de tus clases de Pilates.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.