Las nuevas evidencias científicas demuestran que los alimentos influyen en nuestro estado de ánimo. De la misma forma en que nuestras emociones influyen en el funcionamiento del organismo, nuestros estilos de vida y hábitos de alimentación también inciden en el estado de ánimo y pueden hacer que nos sintamos tristes y melancólicos o, al contrario, alegres y tranquilos. Leer más »